Acuíferos

Acuíferos

Los acuíferos son formaciones geológicas en las que se acumula el agua subterránea y que son capaces de cederla. Los acuíferos sirven como conductos de transmisión y como depósitos de almacenamiento. Cumplen una función fundamental en el Ciclo Integral del Agua.

Muchos de los pueblos de Castilla-La Mancha beben agua que procede de acuíferos. Para su protección, hoy se están construyendo en Castilla-La Mancha, las infraestructuras hidráulicas que permitirán abastecer con agua superficial a más de 1.600.000 castellano-manchegos. Conocerlos, es saber tamién de dónde viene el agua.

Los acuíferos son formaciones geológicas donde se acumula el agua subterránea y sirven como conductos de transmisión y como depósitos de almacenamiento de recursos hídricos.

Como conductos de transmisión transportan el agua subterránea de las áreas de recarga, hacia lagos, pantanos, manantiales, pozos y otras estructuras de captación. Como depósitos de almacenamiento, los acuíferos actúan suministrando agua de sus reservas para ser utilizada cuando la extracción exceda a la recarga y, a la vez, almacenando agua durante los períodos en que la recarga resulta mayor que la extracción. Los acuíferos pueden ser detítricos y carbonatados.

Distinguimos dos tipologías de acuíferos:

 

1. Acuíferos Detríticos

 Se encuentran en amplios sectores de las cuencas del Tajo y del Guadiana. Coinciden en parte con áreas de sedimentación terciaria. Corresponden mayoritariamente a afloramientos de materiales predominantemente arcillosos de muy baja permeabilidad. Pero también contienen grandes acumulaciones de materiales detríticos, arenas y gravas fundamentalmente, con altos valores de permeabilidad y porosidad, por lo que resultan idóneos para la retención y la circulación del agua subterránea.

 

 

 

 

 

2. Acuíferos Carbonatados

Pertenecen en su mayor parte a terrenos de edad mesozoica y en menor grado a depósitos terciarios. Son rocas que admiten con facilidad el agua de la lluvia y de las escorrentías superficiales como consecuencia de fenómenos de disolución de los carbonatos, que pueden dar lugar a importantes redes Kársticas y a abundantes manantiales. Entre el Sistema Ibérico y la Sierra del Segura se desarrolla un extenso dominio de las formaciones calizas y dolomíticas.

 

 

En torno al vértice de Albarracín, importantes surgencias cársticas alimentan los tramos superiores de los ríos Tajo, Cabriel y Júcar. El Guadiana alto aflora a sus lagunas en el altiplano de Montiel y desaparece luego por infiltración de las aguas en el gran acuífero de la Mancha de Ciudad Real, que tiene su descarga natural por los Ojos y las Tablas de Daimiel.

El Acuífero nº23 de la Mancha Occidental, localizado en la Cuenca del Guadiana que ocupa una superficie de 5.000 km2 en las provincias de Ciudad Real (80%), Albacete y Cuenca. Sus recursos están cifrados en 320 hm3/año. Ambos sistemas (18 y 23) se encuentran en contacto geológico e hidrogeológico, siendo la separación adoptada convencional y prácticamente coincidente con la divisoria de las cuencas del Júcar y Guadiana.

 

 

El acuífero de la Mancha Occidental, de litología carbonatada, debido a su extensión, a su situación y a su elevada permeabilidad ejerce un papel fundamental en la hidrología y en la ecología de toda la cuenca alta del Guadiana.

El afloramiento del zócalo rocoso en la zona del Vicario cierra el paso a las aguas que circulan por el acuífero forzándolas a aflorar en los lugares topográficamente más bajos; donde la superficie freática corta a la topográfica se forman manantiales como los Ojos del Guadiana, o zonas húmedas y encharcadas, como las Tablas de Daimiel. La recarga natural del acuífero procede de la infiltración del agua de lluvia, de otros acuíferos, y de los ríos que se infiltran total o parcialmente en los tramos permeables, mientras que la descarga se produce por drenaje directo a los ríos, por manantiales y zonas encharcadas. Las humedades de la Mancha actuaban en cierta manera como un mecanismo natural de autorregulación.

 

 

El Instituto Geológico y Minero de España definió 16 sistemas acuíferos, la superficie conjunta de los mismos se extiende por un 60% de la Región con un predominio de las formaciones carbonatadas sobre las detríticas.

El Acuífero nº 18, Mancha Oriental se extiende por las cuencas del Júcar y del Segura, con una superficie de 8.500 km2 en las provincias de Albacete (74%), Cuenca (18%), Valencia (7,5%) y Murcia (0,5%). Sus recursos se estiman en unos 435 hm3/año. El subsistema de Albacete descarga en parte al río Júcar, efectivamente a lo largo de este tramo y sin recibir afluentes de importancia, el Júcar aumenta su caudal en unos 10 a 25 m3/sg (300-450 hm3).

En nuestra región podemos localizar por provincias los principales acuíferos:

 

Albacete

 1.- Mesozoico del flanco occidental de la Ibérica (Norte) y la Mancha oriental (Sur).

2.- Calizas del Campo de Montiel.

3.- Complejo calizo-dolomítico Prebético.

4.- Acuíferos aislados de Albacete.

 

 

Ciudad Real

1.- Unidad Caliza de Altomira.

2.- Terciario detrítico-calizo del Norte de la Mancha.

3.- Pliocuaternario del río Bullaque.

4.- Mancha occidental.

5.- Calizas del Campo de Montiel.

 

 

 

 

Cuenca

1.- Mesozoico del flanco occidental de la Ibérica (Norte) y la Mancha oriental (Sur).

2.- Unidad Caliza de Altomira.

3.- Terciario detrítico-calizo del Norte de la Mancha.

4.- Mesozoico septentrional Valenciano.

5.- Caliza jurásica de Albarracín-Javalambre.

 

Guadalajara

 1.- Unidad kárstica mesozoica del extremo septentrional de la Ibérica.

2.- Terciario detrítico Madrid-Talavera.

3.- Calizas del páramo de la Alcarria.

4.- Reborde mesozoico del Guadarrama.

5.- Mesozoico del flanco occidental de la Ibérica (Norte) y la Mancha oriental (Sur).

6.- Mesozoico de Monreal-Gallocanta.

 

Toledo

   

1.- Terciario detrítico Madrid-Talavera.

2.- Unidad Caliza de Altomira.

3.- Terciario detrítico-calizo del Norte de la Mancha.

4.- Pliocuaternario del río Bullaque.